Aquí cambiamos de tema ¡de buenas a primeras!

Feeds RSS
Feeds RSS

martes, 10 de julio de 2018

La llegada (Arrival).



La película arranca con la voz en off de la protagonista tratando de explicarle a su hija donde empieza verdaderamente su historia.

Cierto día, Louise Banks, reputada profesora de lingüística, acude a dar clase pero se encuentra su aula con apenas cuatro o cinco estudiantes a los que no paran de llegarles mensajes a los móviles que los deja atónitos. Cuando pregunta qué ocurre, una de sus alumnas le pide que ponga las noticias. Desde la televisión los periodistas explican que una serie de naves están posicionándose en diferentes puntos del planeta y se desconoce si son naves terrestres experimentales o extraterrestres. La alarma de seguridad suena en todo el campus y la policía desaloja la universidad. Louis vuelve a su casa y enciende la televisión para no volver a apagarla, se acuesta con las noticias y se despierta con ellas.

Doce naves extraterrestres han llegado a la Tierra posándose sobre diferentes lugares sin aparente conexión. Se desconoce si van tripuladas y cuáles son sus intenciones. El pánico se apodera de la población que comienza a hacer acopio de comida y gasolina. El vandalismo no tarda en aparecer.

https://www.filmaffinity.com/es/film420650.html
Uno de los carteles promocionales de la película.

El ejército acude a Louise para pedirle que traduzca el idioma de los extraterrestres. Pero ella les responde que tiene que ir donde están para poder hacerlo. Al principio se niegan pero, a la noche siguiente, aparece un helicóptero militar que la traslada, junto a Ian Donnelly, un reconocido científico, a Montana, donde una de las enormes naves se mantiene suspendida en vertical a pocos metros del suelo. Allí descubre que todos los países mantienen comunicación y comparten la poca información que van logrando sobre los extraterrestres. La prioridad es saber de dónde vienen y cuáles son sus intenciones.

Cada cierto número de horas una puerta se abre en el casco de la nave y ellos pueden entrar. Protegida con un traje especial y oxígeno, una aterrada Louise, se topa con una pared de cristal y al otro lado, tras una niebla blanca, hay dos extraterrestres. La misión parece imposible, no hay base lingüística común, los sonidos que emiten no pueden ser reproducidos por un humano y no puede establecerse comunicación gestual o no verbal. Ian tampoco sabe cómo reaccionar ante aquellas circunstancias y los militares, ya habituados a entrar en la nave, se sienten decepcionados ante la falta de resultados. El gobierno quiere respuestas rápidamente porque se les acusa de no saber gestionar la situación y Louise no puede hacer otra cosa que explicarles que primero tiene que averiguar si saben qué es una pregunta, si saben tomar decisiones o si se guían por instintos y establecer algún tipo de comunicación, pero eso requiere bastante tiempo.

https://www.filmaffinity.com/es/film420650.html
Louise en el campamento militar junto a una de las naves.

La vida en el campamento militar que han levantado a los pies de la nave, el estudio continuo de los resultados de los encuentros con los extraterrestres a los que Ian ha apodado Abbott y Costello, las imágenes de su hija, las escenas de la vida juntas y de la terrible enfermedad que las separa, se mezclan en la cabeza de Louise, mientras el tiempo corre en contra de la humanidad. Algunos países parecen haber descubierto algo y se niegan a compartir la información, desconectándose de la videoconferencia continua que mantienen. Tras ellos se produce la desconexión de todos. Louise comprende que la Tierra no tiene un líder con el que poder dialogar y que los extraterrestres, en realidad, se encuentran sin nadie enfrente que represente a toda la humanidad. Para colmo de males, China es el primer país en movilizar las tropas y decidirse a declarar la guerra a los alienígenas, pero no será el único.

https://www.google.es/search?q=la+historia+de+tu+vida&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiPoP3qn5XcAhWB0RQKHeL_Dr4Q_AUICigB&biw=1215&bih=482&dpr=1.13#imgrc=B0rrjNaL1CHvbM:
La historia de tu vida obra de Ted Chiang.
Esta no es una película de ciencia ficción al uso, los extraterrestres no llegan lanzando rayos cósmicos que hagan estallar edificios emblemáticos, ni aniquilando a la población. A pesar de su ritmo lento, su falta de violencia y su trasfondo filosófico, Villeneuve ha conseguido un film redondo que ha cosechado muy buenas críticas, el favor del público y la aprobación del mismísimo Ted Chiang que ha quedado encantado con la adaptación de su relato La historia de tu vida.


CONTIENE SPOLERS

Los alienígenas que han aterrizado en la Tierra solo quieren transmitir un mensaje que los terrestres no logran descifrar y que advierten como una amenaza, mientras son incapaces de colaborar entre ellos para aclarar la situación. El héroe que “salva” a la humanidad no es un hombre curtido y valiente, que se enfrente a los peligros con un arma en la mano. Las personas que intentan establecer un entendimiento entre los heptápodos y los terrestres, no lo hacen a sangre y fuego, son lingüistas y científicos que reúnen grandes dosis de valor, paciencia y estudio. La guerra se evita con el lenguaje y la verdadera salvadora de nuestra especie y la de los extraterrestres, es una experta filóloga que, muerta de miedo y desesperada, decide quitarse el traje protector, respirar a pleno pulmón, exponerse a los bacterias y los virus extraterrestres que puedan infectarla, escribir en una pizarra “human” y esperar una respuesta del otro lado. Y la obtiene, la obtiene en forma de círculos de tinta que todo su equipo tiene que descifrar como si de una adivinanza se tratara, un gran puzle cuyas piezas acabarán encajando a la perfección y cambiando nuestra percepción del mundo, de la realidad y del tiempo.

https://www.filmaffinity.com/es/film420650.html
Louise intenta comunicarse con los extraterrestres y explicarles quienes somos.

Con un ritmo lento, el ritmo que requiere estudiar bien un idioma, y muchos quebraderos de cabeza, Louise aprenderá el heptápodo, un lenguaje no lineal, donde no hay un antes y un después, donde el tiempo no juega ningún papel, donde hay que entenderlo todo de una sola vez y aprehenderá el mensaje extraterrestre en toda su magnitud.

Villeneuve, el director de la película, nos cuenta una historia donde el tiempo es la verdadera clave. Aquí no encontraremos ritmos rápidos y escenas de acción, aquí priman los sentimientos y la protagonista tiene que soportar una gran carga emocional que la lleva a replantearse toda su existencia. La comunicación, la lengua, la filosofía, el humanismo y la metafísica juegan un papel fundamental en el argumento.

https://www.filmaffinity.com/es/film420650.html
Desesperada por la falta de comunicación, Louise decide
quitarse el traje protector y acercarse a los extraterrestres.

Para su película Villeneuve se ha basado en la teoría de la relatividad lingüística o hipótesis de Sapir-Whorf (teoría que tiene muchos detractores) donde se trata de demostrar que las categorías gramaticales del lenguaje que habla una persona están estrechamente relacionadas con la forma en la que conceptualiza el mundo que le rodea. Por eso para los extraterrestres es tan importante que los humanos aprendamos su idioma, esto cambia nuestra concepción de la realidad y nuestra percepción del tiempo, convirtiéndose en un paso fundamental para prestarles la ayuda que necesitarán dentro de 3000 años.
http://unmundollamadocine.blogspot.com.es/
Los extraterrestres intentan enseñarnos su idioma a través de círculos de tinta,
y transmitirnos un mensaje que cambiará nuestra concepción de la realidad.

El giro final, que cierra la historia como un círculo, como uno de esos círculos de tinta con los que Abbott y Costello se comunican, hace cobrar un nuevo sentido a los primeros minutos del film y deja pensando al espectador. Si pudiéramos conocer el futuro ¿cambiaríamos nuestro pasado?, ¿el destino está escrito o se puede cambiar?

lunes, 18 de junio de 2018

Diario de viaje: Albufeira, Lisboa y Cascais VI. De regreso a España (Última parte).


Lee las anteriores partes del diario de viaje a Portugal: parte I (viaje y llegada a Albufeira), parte II (llegada a Lisboa y catedral), parte III (Lisboa), parte IV (Belém y sus maravillosos monumentos) y parte V (Cascais y regreso a Lisboa).


Una botella de Coca-Cola

De regreso a Albufeira tomamos las autovías de pago y el viaje fue más corto.
La botella de Coca-Cola gigante.
Volvimos al mismo hotel del primer día y la recepcionista nos reconoció. Nos saludó muy sonriente y dio a Mariví y Migue un apartamento con cocina y terraza porque ya no le quedaban habitaciones. A nosotras nos dio una de las habitaciones de la planta alta. Cuando subimos nos encontramos que el cuarto tenía vistas a una enorme botella de Coca-Cola, logo gigante de una discoteca. Así que pasamos la noche escuchando retazos de canciones cada vez que abrían o cerraban la puerta del local.


La tarde la pasamos en la piscina del hotel, donde las chicas hicimos toda una sesión de fotos turbando la paz de los bañistas. Uno nos miró mal y lo escuché murmurar entre dientes de forma despectiva: “españoles…”. Los demás aguantaron estoicamente y sin inmutarse nuestras correrías.

Rotonda en la carretera que sale de Albufeira.
Otro homenaje a los descubridores.
Como el apartamento de nuestros amigos tenía microondas volvimos al Lidl a comprar algo de cena y, por supuesto, más latas de paté de sardina. Lo que más me llamó la atención fue que en la sección de congelados, aparte de pizzas y canelones, lo único que había era bacalao congelado. Sí, muchos tipos de bacalao, cocinado con diferentes recetas, pero todo bacalao. Pues no quedaba más remedio que comer bacalao y lo compramos surtidos. Cuando los probamos nos chupamos los dedos porque estaban realmente buenos.

Rotonda en Albufeira.


Litros de Alcohol

Esculturas en el paseo marítimo de Albufeira.
Después de la cena nos fuimos de paseo al centro del pueblo. Justo al lado opuesto de los lugares que conocíamos. Aquello no parecía Las Vegas, pero tampoco faltaban los carteles luminosos. Por todas partes nos “asaltaban” relaciones públicas “invitándonos” a entrar en su local, nos ofrecían las copas a litros, un litro de cerveza, un litro de sangría, un litro de ron… Los locales estaban repletos y había fiesta de disfraces en más de uno. Los turistas de muy diversas nacionalidades (excepto españoles, que me dio la impresión de que esta vez éramos los únicos) se unían a las fiestas, entraban en locales VIP y se caían de borrachos.

En la playa encontramos unas escaleras mecánicas, dos tramos muy empinados a los que subimos para contemplar  las vistas.



Parada en Huelva

Dejamos Portugal por el mismo puente por el que entramos, sin fronteras, pero con muchos nidos de cigüeñas en cualquier campanario o poste de la luz. Vimos Rio Tinto y nos paramos a comer en Huelva.

Fue extraño e impresionante entrar en un bar y que la camarera nos dijera: “sentaros ahí que ahora os atiendo”. Estábamos en casa.

Monumento a la
Virgen del Rocío.
Huelva.
Fotografías, posters, esculturas y recuerdos varios de la Virgen del Rocío y en las tiendas rebajas de trajes de flamenca por “fin de temporada”. Me hizo gracia, fin de la temporada a primeros de julio cuando aún no se han celebrado la mayoría de las ferias de los pueblos y ciudades de Andalucía.


Hacía un calor horrible pero había en él algo de familiar y común, muy distinto del aire frío de Portugal.

Catedral de Huelva.
Me empeñé en ver la catedral. Al fin y al cabo nunca había estado en Huelva y quería ver lo que para mí, en nuestra ciudad, es el monumento más importante y que yo creía que lo sería en todas (¿es qué no había aprendido nada en Lisboa?). Todos me contaron  lo desilusionante que era la catedral de Huelva, tanto tanto que cuando la vi no me desilusioné en absoluto. Es pobre, pequeña, pasa desapercibida entre los edificios pero es bonita. Pobrecilla.


Después me empeñé en ver el Monumento a Colón. Si habíamos visto el homenaje que le hicieron a Henrique el Navegante en Lisboa… yo quería ver el que le habíamos hecho a Colón en Huelva. Migue fue todo amabilidad y consideración y me paró el coche en la margen del río donde está el monumento. Diez minutos. Salí del coche corriendo cámara en mano. Corrí y corrí sofocada por el calor pero sintiendo un viento fresco que me recordaba a Lisboa. Allí estaba el monumento de piedra, contemporáneo como los descubridores de Lisboa, pero menos cuidado, menos sublime, menos impresionante.

Monumento a Cristobal Colón. Huelva.

Después de eso regresamos a casa.

¡Quiero volver a Lisboa!


Consideraciones varias:

Al regresar a casa todo el mundo me preguntó por los tópicos de Portugal y por el bacalao, que es su plato típico. ¡A buena hora me venía yo a enterar! Nadie me había contado nada antes del viaje, pero después varias personas me dijeron que habían estado en el Algarve por las mismas fechas que yo y que nos podríamos haber encontrado al doblar cualquier esquina. ¡Qué impresionante encontrarme con un conocido en un país extraño! ¡Como en las películas! Eso le habría dado más vidilla a mi relato.

Me preguntaron si los portugueses eran antipáticos, si me habían tratado mal (porque todos sabían, menos yo, que odian a los españoles), si todo era muy pobre, si los escaparates de las tiendas tenían bacalaos colgados y si los precios eran muy baratos. Y a todo contesté que não.

A pesar de que puede que haya dicho alguna impertinencia más arriba, me he llevado muy buena impresión del país en general, de la gente y de Lisboa en particular.


La maravillosa plaza del Comercio con la desembocadura del río Tajo vista desde el castillo de San Jorge. Lisboa.


sábado, 2 de junio de 2018

Inferno. Dan Brown.



Hace tres años que me leí la novela Inferno de Dan Brown y más tarde, cuando estrenaron la película en el cine, corrí a verla. Ahora que ya la han emitido en la televisión quería compartir mis impresiones y que me contarais las vuestras.

https://www.casadellibro.com/libro-inferno-serie-robert-langdon-4-ed-especial-ilustrada/9788408133087/2358957
Portada de una de las ediciones de
Inferno, novela de Dan Brown.
Las aventuras del catedrático de Simbología de Harvard, Robert Langdon, siempre son interesantes y te descubren muchas cosas sobre historia y arte. No cabe duda de que Dan Brown tiene mucha imaginación, pero está muy bien documentado, solo hay que leer los agradecimientos de sus libros donde siempre se mencionan doctores, historiadores y guías de diversos lugares del mundo donde se ambientan sus obras.


Concretamente para Inferno ha tenido que contar con las instituciones especializadas en Dante y con expertos en historia y arte del Palazzo Vecchio, Galería de los Uffizi, el Duomo en Florencia y de la Basílica de San Marcos, del Palacio Ducal y la Biblioteca Nazionale Marciana en Venecia. Y para que no quepa duda de ello, lo primero que nos dice en su libro es que todas las obras de arte, la literatura, la ciencia y las referencias históricas que aparecen en su novela son reales. Con Robert Langdon nos paseamos por los más importantes “templos del arte” de dos ciudades emblemáticas, como son Florencia y Venecia, caminamos por sus calles, corremos por sus parques, nos escondemos en grutas perseguidos por un drone, desciframos mensajes secretos escondidos en cuadros míticos y nos escapamos por pasadizos secretos de los palacios-museos más importantes del mundo.

http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-222798/fotos/detalle/?cmediafile=21339489
Cartel de la película Inferno.
El primer capítulo arranca con una pesadilla de Robert, una imagen de una mujer velada que, entre personas consumidas por el fuego y ríos de sangre, le repite “busca y hallarás”. El profesor se despierta gritando y descubre que se encuentra en un hospital, con una herida en la cabeza. Ante él se presenta la doctora Sienna Brooks que le hace las preguntas rutinarias. Langdon está desorientado y no recuerda nada de las últimas cuarenta y ocho horas, de hecho cree haber tenido un accidente y estar en el Hospital General de Massachusetts. Pero, cuando las luces se apagan y deja de ver su propio reflejo en el cristal de la ventana, la silueta de una emblemática ciudad se recorta contra la noche: Florencia. Pocos minutos después una desconocida entra en la UCI, dispara al personal e intenta matar a Robert Langdon quien logra huir con la ayuda de la doctora Sienna Brooks.

El protagonista, amnésico y herido, descubre que
está en Florencia al ver la famosa silueta de la ciudad.

Posteriormente descubre en el bolsillo de su americana un biotubo para transportar sustancias peligrosas con el conocido símbolo de “riesgo biológico”. Solo su huella dactilar consigue abrir el biotubo en cuyo interior hay un puntero láser que proyecta una fotografía en alta definición del Mapa del infierno de Botticelli, inspirado en el Inferno de Dante. Pero el cuadro original ha sido modificado, añadiendo letras, un médico con la máscara de la peste y un mensaje en clave.

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sandro_Botticelli_-_La_Carte_de_l%27Enfer.jpg
El mapa del infierno obra que Sandro Botticelli realizó en la década de 1480.
Desde ese mismo momento Langdon tendrá que enfrentar su amnesia temporal, descubrir quién y por qué quieren matarlo y seguir una serie de pistas apoyándose en el primero de los tres libros de la Divina Comedia de Dante Alighieri: Inferno.

https://es.wikipedia.org/wiki/Infierno_(Divina_Comedia)
Primera página de
La Divina Comedia de Dante.
No puede confiar en el consulado americano. La policía italiana, el ejército y una asesina a sueldo lo persiguen. Solo cuenta con la ayuda de la doctora Sienna Brooks.

En todo este puzle de acontecimientos intervienen la doctora Elizabeth Sinskey directora de la Organización Mundial de la Salud; el Consorcio, con el facilitador conocido como el preboste, a la cabeza; y la amenaza del difunto bioquímico Bertrand Zobrist, inventor del campo de la manipulación de la línea germinal.

CONTIENE SPOILERS: si no has leído o visto Inferno y piensas hacerlo, no continúes leyendo el artículo.

Zobrist ya se había reunido con Elizabeth para explicarle su punto de vista sobre el peligro que la superpoblación, con su alarmante crecimiento exponencial y la disminución de los recursos naturales, suponía para la supervivencia de la especie. En el pasado solo las epidemias habían purgado la población, controlando su número y, según los historiadores, después de la Peste Negra llegó el Renacimiento. Zobrist quiere trabajar con la Organización Mundial de la Salud para encontrar una solución. La doctora Sinskey se horroriza ante la idea y lo tacha de bioterrorista. Por lo que Zobrist decide actuar por su cuenta, contratando al Consorcio para difundir un amenazador vídeo por internet, donde se ve un lugar sumergido, con una bolsa de plástico Solublon llena de un líquido gelatinoso. Abajo hay una placa de titanio con la fecha del día siguiente y una inscripción:

En este lugar, en esta fecha, el mundo cambió para siempre.

La novela se convierte en una carrera contrarreloj a lo largo de tres ciudades para encontrar la bolsa sumergida e impedir que se rompa y libere su contenido: una plaga biológica creada por Zobrist.

https://es.wikipedia.org/wiki/Infierno_(Divina_Comedia)
La barca de Dante, cuadro de Delacroix.

Durante toda la obra se nos habla de la filosofía transhumanista en la que Zobrist cree, en la posibilidad de dirigir nuestra propia evolución, de la manipulación genética y de los posthumanos. Sin embargo, la película pasa de puntillas sobre este tema, centrándose solo en la superpoblación.  Si bien, el film comienza con el discurso de Zobrist y sigue, en toda su primera parte, fielmente el hilo argumental de la novela, llega un momento en el que el espectador que se haya leído el libro se queda perplejo. Con los créditos finales te invade una sensación de haber asistido a una obra incompleta donde, no solo quedan cabos sueltos (como el destino que corre Ignazio Busoni, amigo de Langdon), sino que se nos cambia completamente el final, dejando a Sienna como una asesina sin escrúpulos.

Solo hay un cambio en la película respecto al libro que ha quedado muy bien y es el antiguo romance que unió a Langdon con Elizabeth Sinskey, que en el film no es una anciana con el cabello plateado, sino una atractiva doctora de su misma edad.

https://www.casadellibro.com/libro-divina-comedia/9788437632186/2250005
La Divina Comedia. Dante.
En la película Sienna Brooks utiliza a Langdon para encontrar la bolsa del virus y cerciorarse de que nadie impida que se rompa y libere la plaga biológica. De hecho, consigue un par de explosivos para asegurarse de cumplir con los objetivos de Zobrist. El desenlace es la heroica intervención de la doctora Sinskey y Langdon que, arriesgando sus vidas, se sumergen en el agua y consiguen aislar el virus, evitando que este se propague por el mundo y la muerte, en el intento de impedirlo, de Sienna Brooks. En ningún momento se nos explica la naturaleza del virus. La película ha respetado, sin embargo, la última y divertida escena de la novela, justo antes del epílogo, donde se le rinde otro homenaje más a Dante.

En la obra de Dan Brown, Sienna también utiliza y traiciona a Langdon para hacerse con la bolsa escondida por Zobrist, pero cuando todos llegan a la Cisterna donde está, descubren que la bolsa es biodegradable y se ha disuelto hace una semana, liberando el virus en una de las zonas más turísticas del mundo y que la plaga ya se ha extendido por todo el planeta. La fecha de la placa de titanio no era la fecha de liberación del virus, sino la de su expansión global. 

Robert ve huir a Sienna y la persigue hasta un muelle. Allí, en el último momento, la muchacha decide contarle a Langdon toda la verdad. Enamorada de Zobrist, la joven se había dejado seducir por su inteligencia, su visión futurista y el movimiento transhumanista. Pero, tras descubrir las verdaderas intenciones de su amante, decide impedir que el virus se libere, utilizando los conocimientos de Langdon y siguiendo las pistas con él hasta llegar a la bolsa escondida. Sienna no pidió ayuda a la OMS por falta de confianza y por temor a que los descubrimientos de Zobrist en la manipulación de la línea germinal pudieran ser vendidos a algún gobierno y utilizado como arma. El virus creado por el bioquímico, que se transmite por el aire y es asintomático, modifica genéticamente la célula del infectado. Lo que Zobrist pretendía era evitar el crecimiento exponencial de la población, para lo que creó un virus que no produce la muerte, ni enferma al huésped, pero lo deja estéril. Comprobó que la mutación genética se produce aleatoriamente en uno de cada tres individuos, por lo que en pocas generaciones, la cantidad de población se habrá reducido a un nivel sostenible, sin que se produzca la extinción de la especie, solo con el descenso del número de nacimientos.

http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-222798/fotos/detalle/?cmediafile=21268573
Robert Langdon y Sienna recorren varios museos, palacios
y templos en tres ciudades distintas a lo largo de la trama.
Sienna siente que ha fracasado al no poder impedir la expansión del virus. Langdon habla con la doctora Sinskey para convencerla de que Sienna no debe ir a la cárcel. Tras entrevistarse con ella, la doctora Sinskey, que aún no sabe si intentar crear un contravirus de lo que aún le parece ciencia ficción o no contrarrestarlo para acabar con la superpoblación, decide llevar a Sienna a una importante reunión con los líderes mundiales en Ginebra. Finalmente Sienna acepta colaborar con la OMS y se marcha con la doctora Sinskey. Una vez más, Robert Langdon se queda solo y regresa a sus clases en Harvard.


lunes, 14 de mayo de 2018

Festival de Eurovision 2018: paz, amor, lágrimas y una gallina.



https://en.wikipedia.org/wiki/Eurovision_Song_Contest_2018Ya contábamos aquí como una balada romántica de Salvador Sobral se alzó con la primera victoria para Portugal en el Festival de Eurovisión de 2017 y, con el premio en la mano, declaraba que “la música no son fuegos artificiales, la música es sentimiento y tiene que decir algo”.

Quizá esto devolvió la fe en un festival que parecía haber olvidado la música y haberse centrado en un show cegador, repleto de parafernalia y distracciones.

España envió a la joven pareja formada por Amaia y Alfred con Tu canción. Cantarle al primer amor con dulzura y ensoñación podía resultar demasiado azucarado para algunos y hasta aburrido para otros, pero logró emocionar a la mayoría de los españoles. La puesta en escena no podía ser más sencilla, tan solo con luces y las linternas de los móviles del público como un cielo plagado de estrellas. Muchos la calificaron de sosa y otros de intimista. Les tocó actuar en segundo lugar, el llamado “puesto maldito”, pues nadie que haya arrancado de esa posición ha logrado la victoria en toda la historia del festival. A pesar de la inocencia que desprendía Tu canción, a pesar de que el público español esperaba un beso final que nunca llegó, la BBC preguntó en sus redes cómo se decía en español "idos a un hotel".

http://cadenaser.com/ser/2018/05/11/television/1526045484_553831.html
Amaia y Alfred durante su actuación.

Otra apuesta por el amor que fue calificada de almibarada fue la de Lituania, cuya cantante, sentada en el escenario, acompañada por conmovedores hologramas de parejas desde la niñez a la vejez, solo  se levantó para acercarse a su marido, abrazarlo y romper a llorar.

No fue la única que lloró, ya que la cantante portuguesa apenas pudo terminar su balada por la emoción y las lágrimas.

Y sin reponernos aún de tanta melancolía y tristeza, nos encontramos con los ojos vidriosos y el llanto contenido del cantante alemán, Michael Schulte, que interpretaba una de las mejores y más conmovedoras canciones de la noche, You let me walk alone, dedicada a su padre que falleció cuando él era solo un niño y que lo dejó “caminando solo”. También a los que se fueron dedicó su canción Albania.

Casi al final del festival hicieron su aparición los cantantes de Irlanda, país que más victorias (siete) ha alcanzado en el palmarés de Eurovisión y que decidieron que era buena idea cantar una balada romántica con la chica al piano y el chico a la guitarra (como se había barajado que podría hacer España) y con nieve mecida por la brisa como se había visto en el vídeo musical de la canción española. Fue calificada como la puesta en escena más bonita de la noche. Cosas del destino, ellos cosecharon muchos más votos que Tu Canción.

http://www.abc.es/play/television/eurovision/abci-eurovision-alfred-amaia-harry-potter-201805051629_noticia.html
Un momento de la sobria puesta en escena de la canción española.

Espectaculares fueron la canción y la puesta en escena de Estonia con la cantante lírica Elina Nechayeva cantando a La forza del amor en italiano, con un vestido de 65.000 euros y ocho kilos de peso sobre el que se proyectaban las más bellas imágenes.

Mensajes de paz y humanidad se lanzaba también desde Francia con Mercy, el nombre real de un bebé que nació cuando su madre intentaba llegar como inmigrante ilegal a Europa.

En un hecho histórico se basaba la canción de Dinamarca que con las velas al viento secundaban la postura del antiguo noble vikingo Magnus Erlendsson que se negó a blandir la espada en la batalla de Anglesey Sound (1098) porque creía que los conflictos podían ser resueltos sin violencia.

Italia, cerraba las actuaciones de la noche, con los ganadores del festival de Sanremo, aquel que inspiró la creación de Eurovisión, repitiendo Non mi avete fatto niente (no me has hecho nada), hablando de lo absurdo de la guerra y subtitulando su canción en muchos idiomas, para que su mensaje llegara a todas partes.

La reivindicación más llamativa vino de la mano de Israel con su Toy donde Netta comenzaba cacareando e imitando a una gallina para, luego, dejar claro su mensaje feminista y contra el bullying, gritando “no soy tu juguete, chico estúpido”, entre música repetitiva y atuendo estrafalario. Era la favorita de la noche.

Pero no todo iba a ser lágrimas y mensajes de paz y amor. También había lugar para el espectáculo, el baile y los fuegos artificiales en el Altice Arena de Lisboa. Así lo entendió Alexander Rybak representante de Noruega que ya ganó en 2009 con su famoso violín y su canción Fairytale y que buscaba repetir la victoria este año con That’s How You Write a Song contestando a las miles de cartas que le habían llegado pidiendo consejos sobre cómo escribir una canción. Un juego de puertas imposibles y un look pasado de moda presentaba Moldavia que esperaba que aquel fuera su día de suerte. Un vampiro ucraniano que se levantaba del interior del piano y lo envolvía en llamas abrió el festival. La espectacularidad de las actuaciones al más puro estilo Beyonce o Jennifer López que sumaron puntos para Australia y Chipre nos hacían llegar casi al final de la gala. El salto mortal (nunca mejor dicho) lo dio el  cantante de la República Checa que acabó en el hospital tras uno de los ensayos, pero que finalmente pudo entonar su Lie to me.

Hubo de todo, desde ópera, pop, folk, rock, country hasta heavy. Pero el incidente de la noche lo protagonizó un espontáneo cuando le arrebataba el micrófono a SuRie, cantante de Reino Unido,  mientras interpretaba su preciosa Storm. La británica declinó la invitación de repetir su actuación.

https://en.wikipedia.org/wiki/Eurovision_Song_Contest_2018
Cuatro mujeres presentaron la gala: Daniela Ruah,
Silvia Alberto,Catarina Furtado y Filomena Cautela.
Y mientras se esperaba que llegasen las votaciones, Salvador Sobral apareció en el escenario, bastante mejorado y con muy buen aspecto, para cantar con su admirado Caetano Veloso Amar pelos dois.

Los favoritos de la noche fueron Israel, Chipre, Alemania, Francia e Italia. Cuando España presentó su candidatura, se colocó en cuarta posición en las casas de apuestas, pero tras los ensayos acabó cayendo hasta el puesto 19.

El jurado profesional dio la sorpresa al colocar en lo más alto de la clasificación a Austria y Suecia. Cesar Sampson (Austria) acarició la victoria en varias ocasiones a lo largo de la noche tras sorprender con su tono góspel y su canción Nobody but you, quedando finalmente en tercera posición. Y Benjamin Ingrosso (Suecia) con su canción disco Dance you off y su cuidada puesta en escena descendió al  séptimo puesto tras sumarse el televoto del público. Y es que los telespectadores lo tenían claro desde el principio. La espectacular Eleni Foureira (Chipre) con su Fuego, compuesta por los mismos músicos que escriben para Jennifer López, deslumbró al público, pero no consiguió arrebatarle la victoria a Netta con su Toy y fue Israel quien se alzó con el triunfo barriendo a sus rivales. La estrambótica Netta recogió el micrófono de cristal de manos de un Salvador Sobral neutro que unos días antes había confesado públicamente que Toy le parecía “una canción horrible”. Y es que, en realidad, para reivindicar algo no es necesario hacerlo de forma llamativamente estrafalaria, porque se corre el peligro de convertir en superficial un mensaje profundo. Todo el mundo conoce ya el tema de Netta como el baile de “la gallina”…


https://es.wikipedia.org/wiki/Festival_de_la_Canci%C3%B3n_de_Eurovisi%C3%B3n_2018
Los participantes de Eurovisión 2018.

Amaia y Alfred recibieron 61 puntos (solo 18 del televoto) y quedaron en la posición 23 de 26 países. Amaia, tan espontánea y sincera como siempre, afirmó que “es una posición de mierda”, pero que estaban contentos con la actuación y Alfred declaró que siempre habían dicho que les daba igual el puesto en el que quedaran. Tras nuestra derrota no han faltado las voces que declaraban que Lo malo de Aitana y Ana Guerra habría hecho mejor papel en el festival.

Portugal cerró la lista pasando de primer puesto y record de votos en 2017 a última posición con 39 puntos en 2018.

¿Qué impresión dará ver en los futuros recopilatorios de las canciones vencedoras de Eurovisión Amar pelos dois en 2017 seguida de Toy en 2018? ¡Menudo cambio!


Este fue el resultado final del festival de Eurovisión 2018:

1.    Israel. Toy. Netta.
2.    Chipre. Fuego. Eleni Foureira.
3.    Austria. Nobody but you. Cesár Sampson.
4.    Alemania. You let me walk alone. Michael Schulte.
5.    Italia. Non mi avete fatto niente. Erma meta y Fabrizio Moro.
6.    República Checa. Lie to me. Mikolas Josef.
7.    Suecia. Dance you off. Benjamin Ingrosso.
8.    Estonia. La forza. Elina Nechayeva.
9.    Dinamarca. Higher Ground. Rasmussen.
10.Moldavia. My lucky day. DoReDoS.

http://www.rtve.es/television/20180513/israel-baile-gallina-ganan-eurovision/1732440.shtml
Tabla con los resultados finales de las votaciones.


viernes, 4 de mayo de 2018

Diario de viaje: Albufeira, Lisboa y Cascais V. Cascais y regreso a Lisboa.



Lee las anteriores partes del diario de viaje a Portugal:  parte I (viaje y llegada a Albufeira), parte II (llegada a Lisboa y catedral), parte III (Lisboa) y parte IV (Belém y sus maravillosos monumentos).

Cascáis no es un modelo de coche.

Cuando Mariví me dijo que quería ir a Cascáis la expresión de mi rostro debió de ser un poema. Me da vergüenza admitirlo, pero yo no sabía que Cascáis existía. El nombre me sonó al modelo de un coche que anuncian por televisión y que yo no pensaba comprarme por superstición, porque no iba a montarme en un vehículo que se llamara Cascáis, de “cascarla”.

Cascáis es una preciosa villa a orillas del mar con una fortaleza y varios palacios, muy cerca de Estoril. (Estoril sí que la conozco). Lo llaman “La Costa del Sol portuguesa”. Caminamos por las calles y nos hicimos fotos en sus palacios. Me dio la impresión de ser un sitio muy pintoresco y romántico, hasta el punto de no comprender quién se iba a Estoril pudiendo quedarse allí.

Un puentecito marcaba la entrada a uno de los palacios y cuando subía la marea el agua pasaba por debajo de él hasta acariciar las rocas a los pies del edificio. Los antiguos habitantes solo tenían que bajar hasta el último escalón para acariciar el agua sin mojarse los pies.

Cascais.

Cascais.
Nos sentamos en  la Praia de los Pescadores  y nos comimos los pasteles de Belém. Había por allí unas mujeres que vendían pulseras de conchas y artesanía. No pudimos resistir la tentación y compramos varias para nosotras y nuestras amigas. Preciosas conchitas nacaradas ensartadas en elástico que varios días después, y ya en España, vimos en una tienda de los chinos a módico precio. ¡Artesanía de Cascais made in China!

¡Ah! Por supuesto Cascáis estaba repleta de españoles.




¡Por fin!

Nuestra apretada agenda no nos había permitido, hasta el momento, montarnos en ningún tranvía y eso que yo no olvidaba los saltos de alegría que había dado al verlos en “vivo y en directo”. No podía marcharme de Lisboa sin haber estado en uno.

Uno de los tranvías de Lisboa.
Regresamos con el firme propósito de subir en el primer tranvía que viéramos sin importar su destino y así lo hicimos. Era de madera brillante y producía un extraño sonido en su traqueteo habitual por las calles empedradas de la ciudad. Había pocas personas y debieron sorprenderse porque no parábamos de hacernos fotos sentadas aquí y allá. El trayecto fue corto, pasamos por la preciosa Praça del Comércio y nos detuvimos unos metros más allá. Era la última parada y nos pillaba de camino al hotel. Increíblemente habíamos acertado sin pretenderlo en la misma medida en la que nos habíamos equivocado al ir a Cascáis.

Una de las visitas obligadas de Lisboa son los elevadores. Hay dos clases: los que son como tranvías que solo hacen el recorrido de una calle subiendo hacia los barrios altos de la ciudad, y los que son torres donde puedes contemplar Lisboa desde las alturas.

El famoso elevador de Santa Justa.

Detalle de las puertas del
elevador de Santa Justa.
Tuvimos la suerte de conseguir montarnos en el más famoso de todos: el elevador de Santa Justa. Además fuimos doblemente afortunados pues era el último “viaje” de la noche y así nos lo advirtió la ascensorista en un perfecto castellano. Creo que casi todos los que subimos en aquel tardío viaje éramos españoles y resultaba extraño el ambiente familiar en contraste con el lugar desconocido. Nos subimos a un ascensor antiguo, de los que la empleada tiene que cerrar una reja y darle a una palanca para que nos elevemos. Nuestra tarjeta de viajes del día nos permitió subir gratis al tranvía y al elevador. Vimos Lisboa desde las alturas, en plena noche, con un viento helado a nuestro alrededor. Solo diez minutos y un montón de fotografías oscuras después estábamos ya en la calle. Pero estábamos felices.

Vistas desde el elevador de Santa Justa.


¡Sorpresa!

Antes de volver al hotel pasamos por un supermercado “Continente” y nos entretuvimos en debatir si sería del grupo que originariamente tenía ese nombre y que se “fusionó” con Pryca creando Carrefour o, simplemente, era un grupo distinto que se había aprovechado del nombre para ganar clientela. Cuando pasábamos por cualquier supermercado comprábamos latas de paté de sardina, que habíamos probado con asco en Albuferia y que nos había conquistado totalmente.

Ya en el hotel, las chicas nos reunimos en pijama para cenar en nuestra habitación. Estábamos cansadas del largo día y de las maravillas que habíamos visto. De repente unos pasos se oyeron fuera de la habitación y un ruido en la puerta nos hizo guardar silencio. Desde el primer instante supe que estaban “forzando” la cerradura para entrar en la habitación, quizá creyendo que aún estábamos de excursión. Mi fértil imaginación voló, pero no llegó a alcanzar la verdadera razón de aquel ruido. Nadie intentaba forzar nuestra cerradura, de hecho tenían llave, una tarjeta plástica con los mismos agujeritos troquelados y el mismo número de habitación. La puerta se abrió, un viajero dio unos pasos mirando al botones que iba tras él y llevaba su maleta.

-Obrigado- decía cuando la palabra se le congeló en la boca al ver a tres señoritas en pijama en “su” habitación.

Menos mal que el huésped no poseía una fértil imaginación capaz de pensar que las chicas iban incluidas en el servicio y se quedó tan sorprendido como nosotras. Un silencio se hizo entre todos los presentes mientras el botones asomaba la cabeza para averiguar por qué el cliente se había quedado congelado. Cuando nos vio, palideció, se deshizo en disculpas y se marchó con viento fresco, con el visitante y la maleta incluidos.

Nosotras atrancamos la puerta poniendo una silla en el pomo y así dormimos toda la noche sin estar del todo tranquilas.

La Lisboa moderna.


La Expo 98

Lo primero que me asaltó por la mañana fue una voz masculina que hablaba en portugués. Era la televisión que había vuelto a encenderse sola. Miramos la hora, pero no coincidía con la del día anterior, por lo que descartamos que estuviera programada.

-Os han dado una habitación con fantasma- se rió Mariví a la mañana siguiente cuando le contamos lo ocurrido con la tele.
Edificios de la Expo 98.


Quería irme del hotel, pero no quería irme de Lisboa. Me encanta esa ciudad y me despedí de ella con tristeza.

Antes de marcharnos estuvimos en el centro comercial Vasco da Gama junto a la Lisboa moderna y justo enfrente de donde se celebró la Expo 98. El Parque de las Naciones es grande y precioso. Las banderas se alinean interminablemente y un teleférico ofrece hermosas vistas.


Parque de las Naciones.

Lee la última parte del viaje en Diario de viaje: Albufeira, Lisboa y Cascais VI. De regreso a España.